TÚ PUEDES TRANSFORMAR TU VIDA

Todo el poder está en tu interior

Un viaje hacia
la autosanación de tu ser

Una mirada al ego desde la consciencia. El viaje del pez Koi
Te presenta una mirada al miedo desde la conciencia,
como una experiencia del descubrimiento personal
que te ayudará en el camino de la comprensión de tu ser.

/ 01

Consultas

El ego es el mismo miedo. El ego es la estructura que hemos construido para protegernos del dolor y del sufrimiento. Comenzamos su construcción a muy temprana edad, en nuestra infancia, como mecanismo de defensa ante las experiencias que nos han llevado a sentir dolor o sufrimiento.

/ 02

Programas

La enfermedad aparece cuando nos hemos encargado de llevar a nuestro cuerpo, a una desarmonía emocional y mental.
La gran mayoría, por no decir que el 100% de las enfermedades, son nuestra propia creación; las enfermedades son generadas por nosotros mismos

"Entrar a nuestro corazón para sanarlo, es el mayor acto de amor por nosotros mismos"

— Luisa Rodríguez

Testimonios

  • Mi nombre es Carolina, quiero compartirles que el proceso de sanación ha sido maravilloso, Luisa es un ángel en la tierra para poder ayudarnos a encontrar un equilibrio entre nuestra parte emocional y espiritual. Son 6 años que llevo con ella, y cada vez que voy a ese espacio maravilloso para conversar con esa luz que nos guía, se siente increíble. Todo es un proceso de aprendizaje, de crecimiento, de amor, de renacimiento.
     
    Realmente cada vez me siento más libre, sin cargas, más capaz de comunicarme con Dios a través de todos. Infinitas gracias doy porque nada pasa por casualidad, todo tiene un propósito.
     
    Yo tenía muchos conflictos internos, mucho dolor, muchas inseguridades, y todo, paso a paso fue sanando, se fue cerrando cada ciclo, todo volvió a su eje, todo marcha de manera maravillosa, es increíble cuando todo sana, se refleja en el éxito, el positivismo, y solo cosas increíbles pasan… gracias mil por los años que nos quedan.

    Carolina Ariza

  • Mi proceso apenas esta empezando, y me hace muy feliz tomar la decisión más sanadora y nutritiva para mi vida. Amar! Amar por sobre todas las cosas, haber entendiendo que los pensamientos y sentimientos cuando son negativos, pueden ser transformados, y que la luz que tanto buscaba la puedo ver. La grandeza de Dios que nos ha regalado, ahora la puedo entender por la fe que ahora abunda en mi corazón. Pude borrar mis miedos, y llenar mis días con amor. Se transforma la vida cuando se hace con el corazón; también me perdoné y mis heridas empezaron a sanar. Agradecida con Dios y la fuerza de su luz en mi vida nueva.

    Natalia Velásquez

  • Querida Luisa. Hoy, para mi es maravilloso escribirte para agradecer tu apoyo y luz durante el tiempo que hemos podido compartir juntas, porque a través del proceso que empecé a tu lado, me ha permitido tener claridad sobre las tareas que debo desarrollar durante el tiempo de esta vida, y así crecer espiritualmente y comprender que Dios solo quiere que disfrutemos plenamente de una vida llena de amor, de felicidad, abundancia, merecimiento, tranquilidad y a vivir permanentemente conectados a su inmenso amor que nos guía a hacer realidad esos deseos que tenemos en nuestro corazón.
     

    Este proceso espiritual me ha mostrado que los momentos difíciles que vivimos y que crean profundos desbalances al igual que las personas que nos acompañan durante esos momentos, son solo el camino y los maestros que necesitamos para aprender a amarnos más, a conocernos, y tener presente siempre los límites claros, hasta donde podemos permitirles influenciar en nuestras decisiones y en nuestro propio bienestar.

    Martha Patricia Gómez

  • Creo que existen ángeles terrenales que te llevan a vivir desde otra dimensión, un nivel evolutivo del alma más elevado, menos terrenal, más divino. Te llevan a entender que la mente es una ilusión humana, que las emociones son el portal a la sabiduría y que nuestras carencias también educan. Honro este ser maravilloso que habita en Luisa, por permitirme entender que el dolor no es estéril, que sin la tristeza no nacen cosas hermosas y por enseñarme a pensar menos en lo terrenal y más en lo eterno

    Carolina Alzate